Corrección de un texto argumentativo: veganismo

[Es una pequeña entrega que redacté para un curso que tengo este semestre, “Análisis de textos III”. La tarea consistía en hacer proposiciones para mejorar un texto argumentativo que fue supuestamente escrito por un estudiante. Se encuentra en el libro de texto “Abanico” (véase la referencia bibliográfica debajo de la larga cita – que espero que no sea una cita demasiado larga en cuanto al respeto de la propiedad intelectual; sin embargo, sin reproducir todo el texto sobre el cual comento, no habría habido manera de comprender mi comentario; además, Lyme, un grupo de editores, traductores y diseñadores, responsable de la maqueta de “Abanico”, da gratuitamente una muestra de su trabajo en su página web, y en ella precisamente se halla el texto que cito aquí abajo; el lienzo de la muestra: http://www.lymne.com/images/edit/abanico.pdf).

En cuanto a las diferentes estructuras argumentativas (paralela, encuadrada etc.) a las que se refiere en el texto, que se consulten las fuentes que utilicé: 
http://2bachillerato.blogspot.de/2007/06/comentario-de-texto.html
http://salonhogar.net/Salones/Espanol/4-6/Texto_argumentativo.htm

Bueno, en cuanto al porqué de poner mi tarea aquí: fue un reto para mí hacer un análisis meramente desde el punto de vista de la estructura argumentativa, sin meterme en una valoración de los argumentos del estudiante (y que realmente encuentro pésimos); un reto analizar el texto objetivamente, de forma clínica, aséptica, pese a que se trate de un tema que me afecta tan de cerca.]

etiqueta-vino-vegano-240x300                                    
Siempre ha existido un debate de ser vegano, y francamente hablando, no he pensado mucho en esto. Yo sé que no es nada que quiero/puedo ser, pero es mucho más que esto, no. Si he entendido lo todo correcto, los veganos no comen nada del reino animal – no beben leche, no comen huevos etc.
Me pregunto, por qué no quieren comer nada del reino animal? Cuál es su propósito? Entiendo los vegetarianos que no comen carne, por el tratamiento de los animales antes de que mueren, pero los veganos? Es decir, las vacas tienen que ser ordeñadas para ser sanas, no es nada malo. Los huevos de las gallinas sí, allí puedo ver un poquito más por que no quieren comerlos: si no habíamos comido los huevos, entonces habían sido pollos, había sido un animal de cada huevo.

Bueno, qué pienso yo? Realmente, no lo sé. Por un lado no lo entiendo, por un lado es absurdo que no coman nada que han criado los animales. Quiero decir, lo hemos hecho siempre, ya que es como „natural“ en nuestras vidas. Pero por otro lado siento admiración de que pueden hacerlo, que pueden sobrevivir sin estos productos que para otros son vitales, que toman las pastillas para no comerlo. Es admirable que crean en algo tanto que hagan lo necesario para obtener el mensaje.
Podemos ver desde aspectos distintos: uno es de lo que he escrito encima, una actitud, y dos es del aspecto de la salud. Los veganos tendrán un déficit de vitaminas y otras substancias nutritivas, por si acaso no comen pastillas, no? Como vegano hay que comer pastillas para mantener un cuerpo sano, porque les hacen falta muchas substancias nutritivas de no comer nada del reino animal, qué vida es, comer pastillas diariamente?

Si piensas así, es muy difícil distinguir si es una cosa buena o mala, ser vegano. Por razones de salud es una cosa absurda (si absurda es la palabra correcto que no pienso), pero por razones de opiniones políticas (?) es una cosa a imitar – sostener su opinión aunque estuvieras en contra del resto del mundo.”
[Chamorro Guerrero, María Dolores / Lozano López, Gracia / Martínez Gila, Pablo (et al.): Abanico. Nueva Edición. Libro del alumno. Barcelona: Difusión 2013, p. 122.]

 

Mis sugerencias para mejorar la argumentación

Para corregir el texto, antes de todo es menester decidirse por una sola estructura argumentativa a adoptar, porque en el texto no hay una clara.
El título puede dar a suponer una estructura de argumentación paralela. No obstante, resulta imposible identificarla en el texto, porque el autor ya afirma al comienzo que una putativa tesis del veganismo como ejemplo a imitar está subordinada al valor argumentativo de lo que se puede identificar como la tesis, la absurdidad del veganismo – estas dos ideas no tienen para el autor la misma importancia semántica, lo que sería el caso en una estructura paralela.
Como esa el texto ya no la sigue, hay que considerar que el título también puede indicar una estructura interrogante, pesando los argumentos en pro y en contra del ser vegano en el desarrollo argumentativo para llegar a una respuesta, la conclusión.
Pero el texto no sigue consecuentemente un tal planteamiento. Si el texto tuviera una estructura interrogante, el autor no daría a entender, desde el principio, que para él realmente no es un interrogante, pues ya tiene decidido de antemano el rechazo del estilo de vida vegano („sé que no es nada que quiero/puedo ser“) – así que da la respuesta antes del intento de responder a una cuestión con razones convincentes. O, en otras palabras, lo que hace de verdad es formular una tesis.

Por esta razón sugeriría al autor optar por una línea de argumentación analizante o deductiva dentro de una estructura encuadrada – esta última se ofrece porque el autor ya retoma la tesis al final. En el caso que se aplique esta estructura, sin embargo, se deben hacer ciertos cambios en el texto. Por ejemplo, hay que cambiar el título (una sugerencia: “Ser vegano – una posición irrazonable”). Y el autor tendría que emitir al principio una tesis clara, defenderla a continuación y probar su valor contra objeciones que refuta.
De esta manera se quitarían del texto las contradicciones que lo atraviesan y que resultan precisamente de la confusión que se nota en él entre una estructura interrogante y encuadrada. Al principio dice el autor: “no he pensado mucho en esto”, como si realmente para él se tratara de una cuestión abierta. Pero de inmediato no solo da a entender que no se trata de una cuestión abierta para él (“no quiero/puedo”), sino que, además, él ya ha pensado en esto y ya tiene argumentos para su postura negativa en cuanto al veganismo (“pero es mucho más que esto, no” [sic! Lo correcto siendo probablemente: sí”).
Asimismo el interrogante “qué pienso yo?” estaría en una estructura interrogante al final del texto, antes de dar la respuesta en forma de conclusión, pero no cabe en una estructura que parte de una tesis clara. El autor continúa “Realmente, no lo sé”, pero al instante emite su opinión que el ser vegano (que consiste, en efecto, en “no comer nada que han criado los animales”) es “absurdo”. Esto bien puede ser la tesis, pero por ende se tiene que ponerla en el razonamiento deductivo al comienzo, en la introducción del texto.
Otra disonancia viniendo de una estructura interrogante se encuentra también en la conclusión, que “es muy difícil distinguir si es una cosa buena o mala, ser vegano”. Pero como antes el autor ya ha dado razones de por qué es absurdo, y al final se concentra en la absurdidad desde el punto de vista de la salud, la duda que formula aquí no puede parecer sino fingida.

Una vez enunciada la tesis al comienzo, se pueden omitir tales elocuciones que pretenden un cuestionamiento ponderativo. De hecho, para que luego sea un texto de razonamiento deductivo coherente, es preciso que se haga hincapié en que la actitud auténtica de los veganos, por muy admirable que sea, no vuelve más razonable el veganismo y que dicha actitud debería mostrarse por una causa razonable, no una causa absurda. Este argumento realmente ya está implícito en el texto y se pone en evidencia si se reescribe partiendo de la tesis de la irracionalidad del veganismo.
Con todo propongo al autor reescribir el texto según la estructura encuadrada, y según un esquema posiblemente parecido al siguiente:

Introducción:
El autor emite claramente su tesis: el ser vegano es absurdo.

Desarrollo:
Primero el autor da sus argumentos en contra de ser vegano:
1) a los veganos les faltan vitaminas y otra sustancias nutritivas, probado por el hecho de que comen pastillas para obtenerlas, y
2) que coman pastillas prueba que no es “natural” ser vegano, porque, además,
3) los humanos siempre han comido productos del reino animal.
Después se introducen los contraargumentos, pero son rechazados al instante de su introducción:
1) si es cierto que los animales sufren un mal tratamiento antes de que mueran, basta con ser vegetariano, no hace falta ser vegano – además, si todo el mundo fuera vegano las vacas sufrirían, por lo que es absurdo ser vegano para evitar el sufrimiento de los animales;
2) es cierto que al comer huevos se quita una posibilidad de vida a los pollos, pero si esto supone un problema para alguien, no hace falta ser vegano (no comer nada del reino animal), ya basta con no comer huevos;
3) el hecho de ser vegano es admirable, considerándolo como una postura política, porque se defiende una ideología (el bienestar de los animales) con un estilo de vida auténtico: los veganos actúan de manera diferente a la mayoría de la gente para la cual los productos animales son esenciales, y toman pastillas para no tener que comer esos productos. Pero para mostrar autenticidad en el actuar según las convicciones profesadas otra vez no hace falta ser vegano, porque cualquier otra ideología u opinión política puede defenderse con la misma dedicación personal.

Conclusión:
Según la estructura encuadrada, al final se vuelve a enunciar la tesis de la absurdidad del ser vegano, recalcada por fuerza de los argumentos dados y contraargumentos rechazados anteriormente.

Este esquema para reescribir el texto conlleva algunas indicaciones suplementarias:

Como, al adoptar una estructura encuadrada, el autor defiende una tesis, han de borrarse las expresiones dubitativas que tal vez serían admisibles en una estructura interrogativa. Sobre todo, si realmente el autor está poco o mal informado, tiene que tener cuidado de no mostrarlo. Así quelo ha entendido todo correctamente y sabe que los veganos comen pastillas; tiene una tesis que defender, no hacer gala de su ignorancia.

Borrar el titubeo sería más fácil para el autor después de haber revisado sus argumentos. Por ejemplo, en cuanto a las pastillas emplea un argumento de hecho, pero es casi imposible probar que los veganos en general comen pastillas. Mejor buscar una autoridad del sector nutritivo-científico que sostenga que los veganos tienen un déficit en sustancias vitales y deberían tomar pastillas, aunque no lo hagan.

Finalmente tendría que trabajarse el lenguaje, adoptar un registro más formal. Por ejemplo, mejor no utilizar la primera persona singular: El ser vegano es absurdo – dar los argumentos – recalcar la tesis inicial; no hay razón para hacer intervenir el “yo” en tal razonamiento deductivo.

(A pesar de haber notado algunos fallos gramaticales en el texto, no me atrevo a corregirlos, teniendo en cuenta que ciertamente en este propio texto mío pululan los errores.)

Advertisements