Extracto-resumen: ¿Qué es la significación de las ruinas en el Siglo de Oro?

[Ya escribí este extracto-resumen, al que unos pocos más van a seguir, hace más de medio año, para un curso académico. Si los presento aquí, es porque a través de este curso descubrí para mí los encantos de la poesía y de las obras dramáticas del Siglo de Oro.

Al final del extracto-resumen se encuentra una evaluación del artículo por mi parte siguiendo la perspectiva del planteamiento.]
ruinas-piranesi

Biglieri, Aníbal A. (2002): “Ruinas romanas y poesía española”, in: Auster: Revista de la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación de la Universidad Nacional de La Plata 6-7, 85-111.

Planteamiento: ¿Qué es la significación de las ruinas en el Siglo de Oro?

El autor se propone aportar un nuevo acercamiento al ya extensivamente tratado tema de las ruinas en la poesía española. Biglieri da por imposible estudiar en su artículo todos los casos de mención de las ruinas en los escritos del Siglo de Oro, así que escoge textos en los que se expone el tema a modo ejemplar. 

Partiendo de la la raíz etimológica de la palabra ‘ruina’, Biglieri deriva de ella un campo léxico relacionado con la destrucción. Además define las ‘ruinas’, como objeto de estudio para su artículo, con las siguientes cinco características: ‘ruinas’ son principalmente construcciones antiguas; no son una metáfora del cuerpo humano; no son las construcciones ya construidas como ruinas, como aparecen en los jardines de la nobleza en el siglo XVIII; principalmente son ruinas debido al desgaste por el tiempo o a la invasión de la flora y fauna, y no por hechos humanos; finalmente, por ser de tiempos lejanos las ruinas inviten a la meditación y a la admiración, no son recientes para no hacer recordar las batallas sangrientas a su origen.

En un próximo paso Biglieri considera varias perspectivas teóricas sobre las ruinas y enfoca la de George Simmel. Este concibe el desarrollo del hombre en el tiempo como el vencimiento progresivo de la naturaleza por el espíritu. Así que en las ruinas se hallan dos estímulos, uno del espíritu que sube y otro del físico que está en declive. Una tendencia contrarresta la otra; pero esta igualdad se fractura al aumentarse la fuerza natural; la naturaleza pasa a dominar el espíritu y se apropia así de nuevo su antiguo dominio. Flora y fauna cubren las construcciones; el autor cita de “Canción a las ruinas de Itálica” de Rodrigo Caro.

No obstante, Bigleri advierte, llevando la contraria a Simmel, que el espíritu y la naturaleza no se presentan siempre como oposiciones.

Para dar mejor cuenta de las matices de su relación, Bigleri propone la idea de un continuo entre las dos fuerzas. Las ruinas se encontrarían en una posición intermedia entre ellas. Desde luego el autor distingue tres etapas del declive material presente en las ruinas:

primera, la agricultura puede ocupar los sitios de las ruinas – cita a Francisco de Medrano y Juan de Arguijo;

segunda, la flora y fauna invaden las ruinas – cita a Fracisco de Rioja, Hernando de Soria Galvarro, Villamedina y Cernuda;

tercera y última, las ruinas desaparecen, desintegrándose la piedra al recobrar el estado mineral disforme – pero para esta etapa Biglieri solamente cita a poetas de la modernidad, no del Siglo de Oro.

A la pregunta cuándo una ruina deja de serla ya había contestado Simmel, diciendo que una ruina solo cesa serla cuando su forma original no está más reconocible.

En su siguiente paso analítico, en primer lugar Biglieri define las ruinas como fragmentos (de Roma, de Itálica etc.) en la visión de los poetas, para luego interrogarse sobre su significación. Simmel considera que de la co-presencia de la naturaleza y del espíritu brota un nuevo significado. Por lo tanto no es el aspecto físico que decide cuándo una ruina cesa serla; decisivo es si recela todavía un significado para él quien la contempla. La ruina se halla en una frontera semiótica del ser tanto al surgir como ruina como al acabarse. Por esta razón Caro al describir Itálica contempla la fugacidad de la magnificencia en ella en lugar de la gloria de la ciudad aún en su tiempo.

La base material del significado son los fragmentos mismos y los poetas del Siglo de Oro les llaman directamente “rastros”, “reliquias” y “señales”, denotando su valor semiótico. Lo que señalan es la inutilidad de los anhelos de los hombres, las enseñanzas de la Historia y el paso implacable del tiempo.

Las ruinas por ser destruidas reflejan para los poetas barrocos la condición humana. Simmel opina que al quien contempla la ruina no se la aparece como triste, pero como trágica. La destrucción no acosa la ruina como una aflicción exterior, pero es realmente la actualización de lo que ya contiene la construcción original. Por analogía el ser ruina es una característica inherente del ser humano y de la Historia que vive.

Las ruinas recuerdan a los hombres la certeza de la muerte que aniquila todas las diferencias, y la borradura de la memoria. Otro motivo importante es la ausencia de lo que fue: el yo lírico a quien presta Quevedo la voz no puede hallar más a Roma en Roma misma. La muerte se invoca constantemente con imágenes metafóricas y se repite la pregunta dónde han quedado los edificios que no se ven más que por despojos.

Pero las ruinas no hablan únicamente de la ausencia, porque en ellas demora todavía una presencia, un pasado al cual no se puede regresar, pero que puede traerse de vuelta a la memoria. Como dice Simmel, la ruina crea la forma presente de una vida pasada. Biglieri distingue la ‘memoria’ como la tendencia ascendente del espíritu en las ruinas luchando por su preservación. Gutierre de Cetina escribe en su soneto sobre Catargo: “Excelso monte do el romano estrago / eterna mostrará vuestra memoria”. Y Juan de Arguijo, en un soneto sobre la misma ciudad, describe la memoria como el elemento que los asaltos del Tiempo incluso fortalecen: “que mucho más creció vuestra memoria / porque fuistes del tiempo derribados, / que si permaneciérades seguros”. Aunque sí las ruinas son construcciones destruidas y transmiten su significado de la corrupción universal y del momento mori, les quedan el esplendor que les presta la memoria y que perdura contra el olvido que trae el tiempo. Esto Biglieri, citando a Jean Starobinski, lo llama un ensueño, porque finalmente, inevitablemente, el olvido arrebatará la memoria, pero este ensueño es la poética misma de las ruinas. Así se demuestra otra vez que las ruinas se encuentran en una frontera semiótica. Entonces se tiene que preguntarse, para saber hasta cuándo una ruina queda una ruina, hasta cuándo perdura la memoria, o sea, cuándo vence el olvido.

[Continuo mi serie de extractos con este, porque ofrece nociones básicas sobre el concepto de las ruinas. Como el tema del artículo son las ruinas en toda la poesía española, me concentré para el extracto en lo que el autor dice sobre el Siglo de Oro. Biglieri trata de relacionar conceptos modernos, sobre todo el de Simmel, con los escritos del Siglo de Oro. Simmel, como se ha visto, divisa en las ruinas el espíritu ascendente humano y, en mayor grado, la tendencia descendiente material. Lo que a partir de esta base Biglieri escribe sobre el significado de las ruinas no es nuevo, como reconoce, pero pone los conceptos ya conocidos en un nuevo cuadro teórico.

De todas formas, en la enumeración de los significados que tienen las ruinas para los poetas barrocos, me parece curioso el significado de la memoria que vence el olvido. El autor da solamente dos ejemplos, aunque el de Gutierre de Cetina es contundente por ser suya la primera mención de las ruinas en el contexto barroco de la vanidad (véase el extracto siguiente). Curioso me parece porque en el Siglo de Oro la vanidad y corrupción del físico son universales y no paran delante de la memoria de los hombres, no duradera por ser los hombres mortales. ¿Cómo, entonces, es posible una “memoria eterna”? En este caso no puede tratarse sino de una hipérbola, o, como escribe Biglieri, de un ensueño, al umbral del olvido que aniquila los significados.]

Advertisements

2 thoughts on “Extracto-resumen: ¿Qué es la significación de las ruinas en el Siglo de Oro?

  1. Pingback: extracto-resumen: ¿Cómo evoluciona el tópico de las ruinas in el Siglo de Oro? | Simon Brenncke

  2. Pingback: extracto-resumen: El porqué de las ruinas en Quevedo | Simon Brenncke

Comments are closed.